Elisa es

construyamos instrumentos

Tus formas, tus siluetas, 
Ningún objeto me había dado 
Tanta paz, tengo música en mis 
Manos, ahora te tengo para dejar de pelear,
con mis otros yo que no entiendo.

Algún día tendré que construir
uno que no tengo rastros de dolor, mientras descubro tus adentros,
Que huelen madera y a viento.
Qué maravilloso es el mundo,
Cuando le cantamos al arte y no al odio.
Regresa la fe por nosotros,
Regresa la vida sin muerte.
Me contemplo a lo lejos, como un árbol, como un objeto, que no fue creado para causar sufrimiento.

Comentarios1

  • Lualpri

    Buenas letras.
    Gracias.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.