yito

La guerra.

 

 

Se fue oscureciendo el cielo

en plena tarde de agosto

donde la vida fue el costo

de que ella alzara su vuelo.

Su paso vistió de duelo

la risa que era sagrada.

La noche llego callada

sin permitirle a sus luces

alumbrar  las nuevas cruces

sobre la tierra arrasada.

 

 

Comentarios1

  • jose S.W.

    Muy triste y escueto pero bonito.
    Un saludo Yito.

    • yito

      Gracias.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.