Lucía Gómez

¿ME ESCUCHAS, CORAZÓN?

¿Me escuchas, corazón?

Yo no quiero que pierdas

tu lugar en el viento,

ni quiero que me digas

que te irás para siempre.

Este día, mi tarde sin la tuya

es solo media tarde.

¿Cómo llamarte entonces

si decides marcharte

buscando el horizonte?

 

¿No crees, que en lugar de huir

hay que quedarse?

Te llevarás mi sombra

sembrada entre mis venas

en ese buque antiguo

buscando los silencios.

Ya el corazón entona

su canción preferida

y ahora guarda el llanto

para los abedules.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.