Ronald Solano J

TESTIGO INTITULADO

 

De vez en cuando le entrego mi paso al camino.

No reparo en augurios, con mis miedos es suficiente.

De vez en cuando me duelen las heridas de niño,

No reparo en recuerdos o inseguridades.

 

Mientras corro por la vida

Las ventanas me regalan un vistazo

Sólo un reflejo, sencillamente soy

Un poco más viejo… A ratos cansado.

 

Y me confundo… Cuando busco al niño

Deseo soslayar sus penas,

Otear nuevas atalayas,

Enrumbar el beso sincero

Nunca dejar de soñar.

 

Se me adelantan las emociones,

El nudo en la garganta, un vacío,

La lumbre de un cigarrillo,

De nuevo tengo ganas de llorar.

 

Al mirar el suelo, no lo puedo detener,

Es un movimiento involuntario, y de nuevo

Doy mi paso al camino,

En ocasiones es mi amigo, a ratos testigo.

Comentarios3

  • kavanarudén

    Hermoso poema amigo querido.
    Realmente sentido y existencial.
    Sigamos adelante, no nos detengamos en el camino, si lo hacemos que sea para descansar, pero después retomemos el camino.
    Un fuerte abrazo.
    Siempre un placer leerte
    PURA VIDA

    • Ronald Solano J

      Hola Omar, un gran abrazo, muchas gracias por pasar por aquí, me encanta ver tu pura vida. Pura vida.

    • David Arthur

      Muy sentido tu buen poema de la vida Ronald.

      Un abrazo amigo,
      David

      • Ronald Solano J

        Hola David, que gusto, muchas gracias por tus palabras, siempre bienvenido por aquí.
        Pura vida.

      • ESMERALDA...

        Expones tu alma al escribir....
        Cariños, Esmeralda

        • Ronald Solano J

          Muchas gracias por tus palabras Esmeralda, me hacen falta tus letras, un abrazo hasta Argentina, de este tico, que, con el pelo también pierde un poco de fuerzas, pero seguimos adelante. Eso hacen los jilgueros.



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.