franklin blanco

Nazareno milagroso

 

Jesucristo poderoso
con la espalda lacerada,
la cabeza coronada
y el semblante bondadoso.

 

El profeta generoso
de la oveja descarriada,
la noticia venerada
de un amor maravilloso.

 

Un gentío bullicioso
acompaña tu cruzada,
mas la muerte declarada
es un crimen espantoso.

 

Con el cuerpo tembloroso
y la cruz arremangada,
ya remontas la calzada
Nazareno milagroso.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.