Omar Flores

Abismo


Me siento bien cinco minutos y
luego me desplomo todo el día
Siento que ya no tengo nada,
que nunca tuve nada
El insomnio es recurrente y
al dormir solo tengo pesadillas
La tristeza me derrumba,
la decepción me controla.

 

Tengo miedo, me estoy quedando sin fuerzas, tengo episodios dónde creo sentirme acechado por la muerte
Cada día lo siento como un
momento menos de vida.

 

Estoy derrotado, perdido en
pensamientos que me llevan
al vacío
Todas mis horas son de noche,
todo lo que escucho son reproches

 

La maleza del abismo me tiene aprisionado, cansado,
incapacitado para moverme

 

Ya no creo en nada, no quiero creer en nada, tal vez ya ni siquiera en mi
Estoy en peligro, enjaulado con veintiun otoños que se sienten como inviernos, tan fríos como el fracaso.

 

Escenas de suicidio
Escenas de dolor
Escenas de arrepentimiento

 

Comentarios1

  • Alfredo Daniel Lopez

    No sé si és tu verdad o una fantasía. Los que aquí escribimos solemos desdoblarnos en infinitas personas, cada una con sus propias personalidades y a veces, solo a veces hablamos de nosotros mismo. Como no sé si es el escritor quien describe un personaje o se describe a sí mismo, más que un consejo te contaré una parte de mi vida, que viene muy a cuento con lo que escribes.

    Tengo ya 56 años y, desde la pubertad, o un poco antes, desde los 13 o 14 años ya sentía lo que narras en este escrito.
    En el portal mucha veces he escrito sobre "la pelona", que es mi manera casual de llamar a la muerte. En unos de los múltiples versos que ha ella dediqué, decía algo así (posiblemente no esté correcto ya que lo digo de memoria) :

    Sintiendo a la muerte detrás de la oreja
    sufro en silencio mi cruel condena.

    Han pasado ya más de cuarenta años, y lo único que uno aprende con el paso de los años, si es que és tu caso, es que la ansiedad que parece y te ataca, te amilanta, te coacta y te limita; es una ingrata pareja de baile para toda la vida, con lo que cuando más pronto aceptemos que es así, cuando más pronto aceptemos que somos así, que nos tocó el número feo de la lotería, seremos capaces ya no sólo de gobernar nuestras vidas, de encontrar entre días malos momentos de verdadera felicidad, sino que seremos capaces de controlar esos pensamientos repetitivos y saber, que como cualquier otro ser humano que le tocó ser diabéticos, o usar gafas o no poder correr por alguna anomalía en los huesos, a nosotros, nos tocó convivir con la ansiedad o angustia como quieras llamarle, que es la base de todo aquello que comentas.
    Si es tu caso Omar, tienes en mi un reflejo que se pueden y deben vivir muchos años, que de esto a menos que te abandones no se muere. Que puede en algunos aspectos ser un poco limítate pero también creará en ti elementos quw no conoces o no crees tener, como mecanismos de defensa para, primero sobrellevar algún momento de crisua, luego para convivir con los movimientos de crisis sin que limiten tu vida, y por último, llegará el.dia que esas crisis ya no serán tan críticas y prácticamente pasarán depapercibidas.
    Yo en este vida pude hacer más, he logrado mucho pero no estoy conforme, pude haber crecido más en muchos aspectos, pero me di cuenta de lo que te digo, años después de los que ahora tu tienes.sinestaves tu situación, estas a tiempo de cambiar el chick y ser el dueño de tu propio destino.

    Espero que a ti, si es tu caso, o a quien lo lea y padezca de lo mismo, mis palabras en algo le ayuden... Porque otra verdad que aprendí de todo este Omar, es que no debo sentir vergüenza de lo que me ocurre, ni vergüenza ni mucho menos pena por mi mismo, la autocompasión es el peor ungüento que nos podemos poner, en lugar de cicatrizar la herida... La gangrena.

    Suerte compañero.
    Esta vida es un pañuelo.

    • Omar Flores

      Muchas gracias por tus palabras.
      Vivo una situación compleja, pero lo que escribiste me ha hecho pensar mucho en todo.
      Aprenderé mucho de todo esto, te agradezco



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.