Lincol

EXTREMADAMENTE EGOCÉNTRICO

 

EXTREMADAMENTE EGOCÉNTRICO

El hombre devora sus propias manos,
borrachos de codicia y de lágrimas secas,
solo bebe dinero y placer momentáneo
en un mundo como solo ellos saben mirarlo
como ortigas estremeciendo las flores
o como cobras —listos a devorar—
para saciar su ego.

El hombre —el dios de su tiempo—
completamente primitivo,
en el silencio de su moneda
va huyendo de sí mismo,
con su sombra en el hombro.

LMML.

Comentarios1

  • taltamira

    Interesante,con gran reflexión.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.