Lualpri

CUANDO UNO...


AVISO DE AUSENCIA DE Lualpri
QUE DIOS LOS BENDIGA.
LUIS

 

Cuando uno...

 

Cuando uno ya ha sufrido

por causa de algún amor,

muy profundamente herido

ha quedado el corazón.

 

Sin que importe cuanto tiempo,

ni tampoco la razón,

esa herida es un tormento

que dejó un hondo temor...

 

De enamorarse otra vez

y abrir el cuerpo y el alma,

porque vivo está ese ayer

que destrozó la esperanza.

 

Hace muchos, muchos años

una vez me enamoré,

y por culpa de un engaño

perdí todo lo que amé.

 

Se me esfumó la alegría,

nunca mas volví a planear

el futuro de mi vida,

dejando todo al pasar.

 

Mi corazón se encerró

y se hizo pequeñito,

sus latidos amainó

y en silencio lloró a gritos.

 

Así se escapó mi vida.

Así se fueron mis años,

sin sentido, cada día,

sin proyectos unitarios.

 

Me caí sin darme cuenta

en un abismo total,

transité cada experiencia

tan sólo, como una más.

 

Crecí a los golpes, luchando,

sin saber por qué luchar,

sorteé las horas pensando...

Una nueva ha de llegar !

 

Postergando hacia el mañana

a los aquellos presentes,

se me borraron las ganas

de ser feliz nuevamente.

 

Supe tener mil errores

en pos de darle un hogar,

a mis hijos, mis amores,

y el fracaso fue total.

 

Puede que me hayan querido

tal vez bien o quizá mal,

mas luego llegó el olvido

y así fue que fui a olvidar.

 

Continuaba mi camino

paso a paso sin cesar,

dos adelante seguidos

y cuatro juntos atrás.

 

Pero nada se detiene,

sea peor o mejor,

mi años fueron vaivenes

y en un mismo sitio estoy !

 

Temeroso, agazapado,

intentando no sufrir,

con el peso de esos años

que corroe a mi existir.

 

Mis amores son virtuales

y muy distantes de mí,

son sólo voces reales

que van y vienen así.

 

Mis hijos hoy ya crecidos

han formado sus hogares,

y por suerte no han salido

parecidos a este padre.

 

Luchan y tienen proyectos

lo cual me llena de orgullo,

y sus caminos son rectos,

y sus amores son muchos.

 

Por eso al cielo doy gracias,

como a la vida y a Dios,

el resto es sólo falacia

que no tiene explicación.

 

Esta especie de relato

es tan real como yo,

y lo dejo aquí plasmado

para que lo leas vos !

 

 

Luis A. Prieto

8/03/2012

09:06 hs.

Bs. As.

Arg.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.