Cristian Jovani

A LA LUZ DEL DÍA

Muy de repente, vivo o cansado
cuelgan de mí melancolías,
y escenas indeseadas rumorean a mis entendederas;
imposible no fatigarme de un color gris.
Entonces hacer movimientos
en el rastro con el corazón agitado
y llegar a hincarme una y otra vez, ¡más una!
¡es despierto con ganas!

Sospecho muy hondo pero muy hondo
que dejó el Espíritu a mi espíritu algo más…
una inmensidad de ¡qué sé yo…!
¿Podré no clamar constante, al Dios vivo una que otra vez?
¿Será el pecado no más, el filo inevitable punzándome?

El día acaba en aguaceros.
Septiembre comienza con cerros llorando blanco,
y mi yo, y ese mi yo loquea.

Christian Jovani
(Derechos reservados del autor).

 

Comentarios1

  • bonifacio

    Interesante introspección de tus momentos vividos.👍
    Boni



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.