Pandra

La Venenosa

Tiendo a idealizarte cuando no estoy contigo

rescatando los placebos de cuando lo estuve.

Me he convertido en veneno

que no destila ni una gota de amor,

al que se le va pudriendo el alma. 

la que por sus mejillas no recorre más que angustias y desesperanzas. 

La que nunca ha amado, la que no sabe ni siquiera cómo hacerlo.

Gracias por llegar a recordarme que los demonios también existen.

Que soy uno de ellos, vestida de bondad y pureza.

Mi investidura es propia

pero mi maestro el que sabe más por viejo que por sabio.

Comentarios1

  • Lualpri

    Gracias por tus letras.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.