Jose Areli

Canción XVIII

Las soleadas calles

Con pequeñas tiendas,

La gente que pasa

Y el auto que llega,

El viento que silba

Por las azoteas.

 

El árbol parece

Maraca de estrellas,

El cielo es un gorro

De inmensa cabeza,

Cabeza que gira,

Y girando, sueña.

 

¡Oh tarde, mi espíritu

Comprender tu esencia,

Quiere con sincero

Afán de poeta!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.