jorge enrique mantilla

Vacuna para el alma

Vacuna para el alma

 

Hemos vivido en forma placentera y maravillosa

Unos con alegrías de felicidades, con pasiones cariñosas y amorosas

Otros con excentricidades de orgullos y poderes, de lujurias temerosas

Otros con pobreza de miserias y necesidades asombrosas

Otros que los carcome el odio y el rencor de pánicos vergonzosas

Unos llenos de envidia, de trampas y habladurías espantosas

Otros llenos de tristezas y soledades, de amarguras de vaivenes dolorosas

Unos cuantos, llenos de amores por el prójimo, de sus actuares silenciosas

Unos y otros nos creemos, que somos los únicos verdaderos de la vida gloriosa y majestuosa

 

 La pasión desaforada y ávida, nos ha llevado a cometer distracciones

La incertidumbre cunde de pánicos nuestros hábitos y altera las sensaciones

Seguimos aferrados al camino tortuoso y del estupor, de las negras imaginaciones

El apego de las cosas materiales, arrastran temores, que ciegan las preocupaciones

Nos produce ansiedad de perderlos, apareciendo nubarrones oscuros llenos de confusiones

Las taras del ayer y de hoy, no se despegan, arrancando lágrimas y desesperaciones

Llegan las enfermedades y pandemias, haciendo presa fácil los descuidos de sus obligaciones

Se inunda de lágrimas y llantos, de sentimientos y venganzas, sin ecos de reflexiones

 

Qué nos falta para vivir llenos de armonía, de risas y felicidades?

Nos falta una vacuna, que nos llene de entereza, de valores y seguridades

Una vacuna llena de anticuerpos, que nos llene el alma de libertad y de amor con tesón y voluntades

Vacuna que destierre las enfermedades del espíritu y haga del ser humano la calidad de sus dignidades

Vacuna que inmunice al ser de sus orgullos y soberbias, llenas de debilidades

Vacuna que espante los miedos y los fantasmas y  aterricen con facilidad las tranquilidades

Vacuna contra el afán de riqueza fácil, acrecentando sin temor los odios de sus habilidades

Vacuna que despeje el camino polvoriento, que nubla y no deja ver las bellezas de sus bondades

Vacuna para tener prudencia y sabiduría, la tranquilidad de nuestras serenidades

Vacuna para resistir los pesares y soportar las afujías y las adversidades

Vacuna para la irresistible maldad, que pregona en las oscuridades del estupor de las profundidades

Vacuna para ver en el interior del cuerpo y presenciar los horrores de sus soledades

Vacuna para abrir la mente y encontrar a Dios, llenos de bondades, de bendiciones con miles de oportunidades

 

Vacuna para poder ver de la vida, la naturaleza de sus agradecimientos

Vacuna que nos haga sentir, el amor lleno de satisfacción y sentimientos

Vacuna para que tomemos conciencia de aquellos actos, que una vez fueron atroces y violentos

Vacuna para que nos aleje de las pesadillas, que conmueven con llantos de sufrimientos

Vacuna que nos haga recapacitar, de las cosas positivas y el renacer de nuevos acontecimientos

Vacuna que nos inmunice con barreras de derroches y las  penas llenas de remordimientos

Vacuna que nos haga ver y actuar, el amor por los demás y entregarles sus reconocimientos

Vacuna que nos lleve a ver realizados los sueños cumplidos de sus razonamientos

Vacuna que nos lleve a ver la vida plagada de felicidades, de risas y culturas de conocimientos

 

Al estar todos vacunados contra las enfermedades del alma, que menoscaba la vida

Vendrá la vacuna contra las debilidades del cuerpo, de pandemias vestidas

Vacuna que destierre las energías negativas, de los virus malignos, por fin, desaparecidas

Vacuna que nos llenará de felicidades y alegrías, en anhelos convertidas

Todos vacunados en el cuerpo y en el alma, habremos triunfado y habremos derrotado con creces los virus y pandemias, que nos han azotado y por siempre huirán, de sus temores desaparecidos

 

“Joreman” Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga agosto 03-2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.