Cristian Jovani

¡PERDÓN!

¡Perdón! esta tarde se me pone de pie
con el olor de la lluvia abrazada
con el solo de solos melódico.

¡Perdón! es que los cerros producen
el siempre eco de una voz ligera
que calcina neuronas, o tal vez eso
¡Darara…! ¡dara rara rara…! el abanico sopla
y no se llora en las rosas ni en las hojas
se borda de blanco y azul.

¡Darara…! ¡dara rara rara…!

¡Es este! tenor de sobre vuelo
el capaz de poner los pelos de punta y pálida la frente
al rematar peldaño a peldaño una romanza.

¡Perdón…! ¡pero esta tarde!
¡no hace falta! ¡no hace falta tarareo!

Christian Jovani
(Derechos reservados del autor).



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.