Joseponce1978

Minimalismo cetáceo

¡Ay del pajarraco que la vea emerger

de las profundidades e intente

endosarle un tapón

en su agujero!

a presión, pajarraco

y tapón proyectil

saldrán propulsados

a los alrededores de la estratosfera

por su sifón respiratorio.

Cuando una ballena decide

abandonar la inmensidad oceánica

para levantar el vuelo,

apenas se ve alterado

el principio de Arquímedes.

Ahora bien, si todas las ballenas

se ponen de acuerdo

para volar al mismo tiempo,

lo mismo dejan el nivel del mar

a la altura de charco

y apretujan el oxígeno del cielo.

Va vacía la ballena

hasta encontrar un banco de krill

y absorber cual agujero negro

sin contornos a los diminutos

 invertebrados en barrido submarino.

Como porosas bolsas abiertas,

sus mastodónticas bocas

filtran el agua tamizando las burbujas.

De palillos de dientes

usan los barcos hundidos

tras sus banquetes.

Y qué decir de su canto;

Para mis tímpanos

nada es comparable

a la envolvente voz

en fulgurante propagación

por el medio acuático

de la ópera prima

de las soprano acuáticas.

Hasta las fosas abisales

quedan aturdidas

por la vibración

de semejante alarde lírico.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.