Danny McGee

LOS TIEMPOS DE UN RELOJ.

LOS TIEMPOS DE UN RELOJ.

Se batían los vientos por perseguirla, las nubes se agrupaban por acompañarla, la arena un monto sedoso parecía y el mar hacía gala de su voz dulcificada.

Se llenaban los días al estar su lado, todo se encendía más allá de un simple sol: por ella el ardiente rojo de unos labios hundía con besos los tiempos de un reloj.

Ir de su mano era ver el porvenir y dar por caminada la ruta del pasado. ¡Todo era más bello al tenerla junto a mí, sientiendo inacabable el beso de sus labios!.

Se había transformado en la magia, el milagro, en la dicha y la fuente de todos mis deseos: en toda mi vida se había transformado, en imagen divina llevándome a los cielos.

Se llenaban los días al estar su lado, todo se encendía más allá de un simple sol: por ella el ardiente tono de sus manos dejaban tenderse los tiempos de un reloj.

Comentarios2

  • Gerardo Barbera

    Excelente escrito filosófico elaborado con detalles líricos intensos

    • Danny McGee

      Gracias, Gerardo, por tu comentario tan detallado de mi escrito.
      Un gran abrazo.

    • David Arthur

      Palabras dedicadas a la mágia y la dicha que brinda únicamente el amor.

      Un abrazo amigo Danny

      David

      • Danny McGee

        Buen día, David. Gracias por comentar. Que tengas un gran fin de semana.
        Saludos, amigo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.