Alex Gramt

Relatos de 15 minutos.

 

Ahí estaba (la señora)

Con su pecho...

Intentando tocar el cielo

Y con su cadera, el infierno.

 

Me miraba...

En un campo fecundo,

En su red estuve preso,

Galopes y otro beso,

No hubo manera de salir ileso.

 

Ahi estaba (la señora)

Cabalgando el unicornio,

15 minutos fue una eternidad

Recorrió desde el sol a la luna.

 

Ahi estaba (la señora)

Jugando con el crin,

Semiafeitado...

Con sus dos manos,

 en el lomo aferrado.

 

Con el cordel bien apretado,

Sus pies sobre el estribo,

Tomaba impulso 

luego dejarse caer.

 

No hagas nada (me decía)

Mientras llevaba a su boca,

Mi hombría, mi fuerza viril,

Con sus labios apretados,

Saboreaba la blanca miel

Y se gozaba en sentir

Las venas y la rugosa piel.

Cuando miré

Ví salivas como cascadas

Correr por mi campana.

Trate de levantarme

Pero ella me dijo otra vez

(Quieto, no hagas nada)

Llenó su boca de placer,

Se sació de mí,

Cumplió su deseo,

De su experiencia fui preso,

Me sonrió  y se vistió de dama,

Hasta la próxima, (me dijo)

aquí en esta misma cama.

 

Autor : Alex Garmer.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.