VICTOR SANTA ROSA

SENILIDAD.

SENILIDAD.

 

Me acerqué hasta tu alma,

titubeante no lo niego,

como la tormenta calma,

en un cenit veraniego.

 

Y me adentré a tu corazón,

palpitante en su quietud,

más yo temí con razón,

no amaras mi senectud.

 

Y que equivocado estaba,

si en el amor no hay edad,

ni el tiempo ido contaba,

sólo el instante de amar.

 

Autor: Víctor A. Arana.

(VÍCTOR SANTA ROSA)

1 de Agosto del 202.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.