pani

MIL AÑOS DESPUÉS...

Sueñan...

los días con sus horas,

y entre arroyuelos claros

se anudan los cerezos,

 

de pavesa...

las liras

incandescentes,

 

en los inviernos...

oscuros

y sin alondra,

 

Sueña el aire...

con el aire libre,

 

de oro...

la talla

encadenada 

y al descubierto,

.

vitrales

de otoños

desplomados...

 

en el equinoccio

ajado

por su sombra.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.