ENRIQUE HORNA

xxxiv

XXIV

 

La enamorada mujer

De generosa entraña

Musicaliza sus versos

En un rincón del alma

Su sombra suspira sin prisa

Es humilde y cálida

Tiene luz su mirada

Femineidad perfumando

El rocío de la mañana.

 

Descubre el oscuro lado de la luna

Descifra la ecuación de la lluvia

Amamanta al silencio con ternura

Desnuda su sombra

Sin piel al olvido

Risueña y atrevida

Melancólica rebelde

Comulgando al espíritu

A la hora de cercanía.

 

Pasionaria de su credo

Peregrina su surco

Ofrendando afecto

Atisba al eco

Pintando la vida

La colma de colores

Es flor su magia

En el azar de su huerto.

 

 

 

EH                                                                 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.