Antonio Segar

PADRE

Te echo de menos.

Echo de menos nuestras conversaciones.

Echo mucho de menos tus sabios consejos.

Echo de menos tu ayuda, tu apoyo, tu fe en mí.

Echo de menos toda esa inmensa humanidad .

 

 

Te echo de menos.

Me falta tu sonrisa, tu amabilidad, tu honestidad.

Me falta la esperanza que siempre pusiste en Dios.

Me falta la fé universal imposibles ya de lograr.

Me falta el valor para enfrentar tanta injusticia.

 

Te echo de menos

Cuando despierto por las mañanas.

Cuando te busco y no te encuentro.

Cuando me invaden los recuerdos.

Cuando  observo  perplejo  el espejo.

 

Te echo de menos

Porque ando perdido y sin rumbo.

 

Porque no encuentro la esperanza.

Porque ya no me indicas el camino.

Porque solo veo maldad en sociedad.

 

Te echo de menos

Y echo tanto de menos tu coraje.

Tanto de menos tu fiel honestidad.

Tanto de menos tu bondad sin igual.

Tanto de menos tu eterna luz celestial .

 

Te echo de menos

Para darme la fuerza necesaria.

Para seguir viviendo aun en paz.

Para perdonar tantisima maldad.

Para cerrar los ojos y continuar.

 

Te echaré siempre de menos.

No tengo tu fuerza ni tu valor.

Nunca lo pude siquiera imaginar.

No podré jamás ese  listón saltar.

 

 

Pero en mi corazón vivirás

Por siempre, nunca jamás.

No es una promesa falaz.

Es simplemente  necesidad.

Comentarios1

  • Antonio Segar

    Así es. Aunque pienso que los que se fueron antes, siempre serán los mejores.
    Muy agradecido por su comentario.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.