yito

Mi existencia.   

 

 

 

 

No ha sido mi existencia tan fugaz

y a sus ojos no asoma todavía

la sombra del averno que voraz

siempre roba a la vida su alegría.

 

Mirando lo imposible en forma audaz

se ríe de su propia cobardía.

Su instinto de aventura por tenaz

sujeta mis sueños a su porfía.

 

Con un claro de luna en la mirada

se despierta sonriendo en la alborada

animándolo al sol con su optimismo

 

Ella sabe que tiene permitido

expresar el placer de lo vivido

y vivir sin pensar en el abismo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.