Happy-Mariposa

QUIZÁ SEA EL ÚLTIMO DÍA

QUIZÁ SEA EL ULTIMO DÍA

Para nuestros mayores que tuvieron una vida difícil y sufrieron el castigo de una pandemia

 

 

Afanosas manos entretejiendo con lana y agujas.

Sus ojos agotados de tanto parpadeo y recorrido.

Cansados de ver, lo que nunca tuvieron que ver.

Teje y teje fatÍgada, porque así la enseñaron.

 

El tiempo no se pierde, las mujeres han de ser hacendosas,

Desde que nacen hasta que mueren, el tiempo es oro.

Decían las madres y las abuelas de antaño a las jovéncitas

Rizadas y descoloridas lanas usadas, dan forman a los aburridos ovillos

 

Tricota y tricota, un punto  tras otro, teje callada.

Le viene a su cabeza la algarabía, gritos y risas de  chiquíllos.

Los chavales corriendo tras de un aro desgastado y roñoso.

Sin cuidado ni miramientos se rebozan en los charcos de agua y barro

 

El pensamiento sigue volando a tiempos  aún no olvidados

Mientras tanto,  riega con lágrimas  su fina  piel arrugada.

Un marido cansado, con ojeras del duro día de trabajo en el campo.

Una cena humilde para  entrar en calor el cuerpo,

acallando los rugidos del estómago no acostumbrado a festines.

Azota el viento y la lluvia sobre la humilde fachada de adobe.

 

El cuerpo escarchado va entrando en calor al favor de la lumbre.

Y a luz del candil de aceite, remienda los pantalones con piezas de tela vieja.

Los lava con agua  helada, y se secan al amparo del fuego.

Mañana empieza un tajo nuevo y debe ir presentable decía.

 

Fueron años de miseria y penumbra, en una España sometida.

Las armas, el odio, la avaricia, el poder, dejaron un pueblo en sequía.

Se apago la risa y la esperanza, y dio paso a un futuro incierto.

El pueblo Se tiñó de sangre, rebeldía, sumisión,  y resentimiento.

 

Los vecinos se condenan, porque su color pisaste.

Las mujeres perdieron la fe, de elegir de nuevo en las urnas.

La libertad que alcanzaron, acabó en las regueras, con las aguas de mayo

Y los planes de progreso, quedaron todos frustrados.

 

Los chiquillos ya no pisaran la escuela, ni las calles, jugando a los aros.

Crecerán con los señoritos trabajando fuerte en el campo.

Así es como ellos los quieren, ignorantes y callados.

Un golpe en la puerta la asusta y se le cae al suelo su ovillo rizado.

 

Entran sonrientes, ¿Quién serán? -madre, soy tu hijo, y estos tus nietos.

Los mira extrañada y con asombro, con recelo y hasta con miedo

No tiene el registro en su memoria lo perdió hace ya tiempo.

Y de nuevo, toca esconder la tristezas bajo las  máscaras.

Tragan  saliva y sonríen, esconden tristeza, suspiros, lágrimas y miedos

Quién sabe si esta será la última visita a la residencia…

Comentarios1

  • gaston campano

    Tus letras me pasearon por aquellos días de la dictadura, cuantas perdidas de grandes inteligencias,
    cuantos rostros sin expresión vagando en busca de los que nunca aparecieron aquellos que se perdieron por creer en sus ideales, como se enseñoreo en los campos la miseria, como aún se ven los rastros de aquellos dolorosos días.
    Cuanta carga para poder superar esos pésimos recuerdos.
    Un saludo cordial Happymariposa.

    • Happy-Mariposa

      Gracias por tu comentario. Gastón.
      Creo que no eres español.

      Mi poema, además de una dictadura, hace referencia a la guerra civil española, una posguerra y una dictadura.
      Y muchas de esas personas que sufrieron estas circunstancias, han perdido la vida dentro de una residencia, solas, sin apenas asistencia y algunas abandonadas a su suerte, debido a la pandemía del covid-19.
      Es mi particular homenaje para todas ellas.

      Muchas gracias...cuidate



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.