Tarquino Piguave Arreaga

DEJAME LLORAR

DEJAME LLORAR LA PENA DE NO VERTE

EXALAR UN SUSPIRO DE AMARGURA

REFUGIARME EN LOS BRAZOS DE LA MUERTE

PARA NO SUFRIR YA TANTA TORTURA.

 

DEJAME ACARICIAR SOLO EL RECUERDO

DE LOS BESOS QUE A SOLAS TU ME DABAS

DEJAME PARA VER SI ES QUE ME PIERDO

EN UN PROFUNDO MAR DE OSCURAS AGUAS.

 

DEJAME RECORDAR QUE UNA MAÑANA

ME BRINDASTE EL ROSAL DE TU TERNURA

Y QUE BEBIMOS DEL AZUL FONTANA

LA EXCELENCIA DEL SOL Y DE LA LUNA.

 

DEJAME ENLOQUECER PUES ESO QUIERO

UNDIRME EN EL RINCON DEL DESCONSUELO

DEJAME NAVERGAR COMO VELERO

QUE NO TIENE TIMON NI TIMONERO.

 

DEJAME ABANDONADO EN UN DESIERTO

ACOMPAÑADO SOLO DE MI PENA

PARA PENSAR QUE VIVES Y QUE NO HAS MUERTO

POR QUE NO MUEREN LAS PERSONAS BUENAS.

 

DEJAME TRASLADAR A OTROS LUGARES

QUIERO TOMAR LA SENDA QUE CONJISTE

PARA VER SI TE ENCUENTRO EN OTROS LARES

Y ME QUIERES COMO ANTES ME QUISISTE.

 

EN MEMORIA DE PATRICIA SACHEZ FERNANDEZ


Comentarios2

  • la negra rodriguez

    Muy triste Tarquino, el alma se regoge al l leerlo, pero muy , muy bello, esta perfectamente estructurado, como tú sabes hacerlo.
    besos.

  • REGHINO PIGUAVE

    Tristemete hermoso el poema, se presenta como una mañana de verano muy fría, así es la muerte, donde esté Patricia, seguro se ha de convertir en un lucero para iluminar tu noche.
    saludos hermano.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.