Claudio Ernesto Poeta

OTOÑO INVISIBLE

Aparecía entre escolares, señoras y algún perro

aparecía radiante entre tarde nubladas

todos dibujando sus propios trazos

todos llevaban destinos en mente

respiraban con alivio su halo esperado.

 

Los ancianos disfrutaban con paciencia

desalojando la prisa y tarareando quietud.

Era el otoño natural de las calles

las nubes jugando al azar,

y el viento trayendo el mensaje de os siglos.

 

De pronto nos robaron las tardes de otoño

las plazas de energías precoces

y las nubes a las salidas del metro

gentío individual de anónimas masas.

 

El estado de catástrofe apagando sombras

los salvoconductos marcan el límite de los pasos

las ambulancias,

las ambulancias instalan trincheras al desconsuelo

arrastran el miedo intentan decapitar fantasmas.

 

Afuera de los hospitales no saben de otoño

instálose la voz desfallecimiento.

 

Claudio Ernesto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.