Ernesto Nexticapa Javier ( Escritor Nocturno)

A LO LEJOS SE OYE EL CAMPANARIO

Muy triste quedé en la alameda

cuando me soltaste la mano, 

en mis ojos arreció la lluvia de mi llanto

dejarme morir así, ¡No, no era necesario!

 

Y vi claramente en tus ojos

las aguas turbias del olvido.

 

Te llevas musa mía las virtudes de mis años.

 

¿Qué haré sin el cáliz de nardo de tus labios?

 

En los míos quedarán los rastros de sus cenizas

y la fuente clara que dulcemente emergía,

cuando tú para mí sonreías.

 

Mi ternura al fin fue enterrada

en la primavera vacía de la rosaleda.

 

Te alejaste con el ocaso,

la noche tocó con su mano

un triste repicar en el viejo campanario,

dejarme morir así, ¡No, no era necesario!

Comentarios1

  • Syol *

    una excelencia de verso, me ha gustado mucho...
    FELICITACIONES POETA..



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.