ALFREDO

En Tus Manos. Para el amor de mi vida: Evelyn Vásquez Pizarro

Abre tus manos, hermosa y amada, hermosa

y dulce; abre tus manos

y contempla en el espejo

el milagro de tu cara:

observa tu sonrisa,

observa tu mirada,

observa todo espacio

de ese lugar privilegiado

al cual acuden mis recuerdos

cuando la noche se agudiza.

Abre tus manos,

sacude tus brazos,

suelta tu silueta y

déjala que vuele,

deja que silencie

a mis latidos

ya cansados,

deja que detenga

a mis ganas de correr

en el rocío,

deja que reprima

a mis deseos  de atrapar

las rutas

de tu cuerpo

Abre tus manos, bella y primaveral

hija de la tierra,

 

primogénita de la dulzura

 

de la madre naturaleza;

 

Abre tus manos, y mantén en ellas

 

encendido

 

el suave fuego de mi vida;

 

mantén en ellas

 

las horas que me quedan,

 

los pasos que me deben;

 

mantén en ellas

 

mi angustia de poeta

 

que tan sólo se disipa

 

cuando aparece suspendida

 

tu cálida belleza.

 

 

 

Comentarios1

  • nellycastell

    Muy sentido tu poema, con mucha pasión y ternura, te felicito amigo, un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.