Carlos Brid

UN PRESENTE SIN REFUGIOS

Tal vez no hacer nada,es hacer todo

para romper este silencio

y volver a vernos y abrazarnos

los de antes, los de siempre.

No te olvides que la angustia pasa

no es un huésped que se quede

ni un espejo donde te mires

aunque te cautive con una falsa sonrisa.

Refúgiate en la la foresta de los versos

allí nadie podrá entrar con su niebla

allí hay una casa y una cerca de ligustros

hay un árbol que no recuerda su edad

y se siente feliz cuando compartes su sombra,

hay un camino que en su sinuosidad

te invita a ir mas allá porque todo esta calmo

hay un atril y un boceto de la vida inconcluso

que te invita a retratarte para que cuando partas

recuerdes que una parte de ti habita en su paisaje.

No te olvides que ningún mal es para siempre.

Que solo tienes que empuñar  el hierro de la fe

para cortar el aire de hoy y abrir una picada

por donde te iras lejos y llevaras contigo

todos los rostros que amas para que cuando,

esto pase en algún día mas allá de las cicatrices

digas, yo viví en el tiempo de la duda

y ahora estoy en este presente  sin refugios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.