Ben-.

Almas perdidas-.

Este comienzo sin origen ni final

no tiene más que triste acabamiento

pusilánime forma de actuar en combate abierto

zonas distribuidas al azar donde las estructuras

han definitivamente caído, y se espera en avalancha

como un temblor en el pecho. No entiendo que alguien

me entienda- yo mismo soy incapaz de hacerlo-, pero

en las lagunas olvidadas crecen rectángulos consumidos

por la necedad. Ignorancia vestida de anhelo! Prurito de simetría

invadido por la inacción, y esa arrogancia múltiple

del que espera su sueño terminantemente prohibido.

Deseo que las noches tengan forma y fórmulas de amor,

oh pájaros del norte! Anhelo de mi pasión-.

 

©

Comentarios1

  • Alcon

    Órale de quedó de aquellas ! Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.