Raul Gonzaga

Tu presencia es divina e inmortal



Mi Dios, omnipotente e inalcanzable,
Me postro antes tus pies entrelazado
Y estólido, o mejor dicho humillado
Ante esa presencia inescrutable;

Pasibilidad forzosa y muy viable
Muy honesto ante ti, muy humillado
Y a la vez muy feliz, privilegiado
Bajo tu amparo vivo confortable;

Encontré anticuadas y valerosas
Formas de procurar lo celestial,
Rompiendo el sortilegio de las cosas:

No al apego, fatalmente letal,
No a vanas promesas esplendorosas
Sí a tu presencia, siempre inmortal…
 

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    No anticuadas formas de ir a lo celestial, rompiendo lo vano de las cosas: no al apego, fatal y letal, sí a tu presencia inmortal...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.