migreriana

La lluvia , los lunes y yo

La lluvia me siembra placeres, uno que otro crece en algún rincón de la nostalgia,

La lluvia me involucra en ese hábito de soltar y dejarte ser aunque a veces,

Tu lluvia está tan distante que debería imaginar que nos acerca y nos deja

los lunes ese deseo que se hace caricia y secuencia de mimos por doquier,

 Ni vos ni yo podemos decir nada, solo verla caer sobre el asfalto, toda llena de esperanza y vida.

Así somos gitanos alejados de la feliz fiesta que deja su llegada, por ende cultivamos todo bajo la tierra:

Esos que dicen amarse pero no pueden, cultivamos lunes lluviosos, paraguas sin uso y olvidos.

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.