alupego (Ángel L. Pérez)

OH, BELLA LUNA



OH, BELLA LUNA

 

Oh, misteriosa Luna,

preñada de encuentros,

ardiente cuna de recuerdos.

Arde en el corazón y en el cerebro,

brillas como ninguna.

Oh, bella Luna.

 

Recuérdame que adorne,

con flecos de pasión las caracolas,

del ovillo de caricias,

un sortilegio de besos,

sobre tu blanda orilla.

Brinda en la copa del misterio,

que salte el corazón,

como la chispa.

 

Que la boca en la sombra,

de tu silueta viva,

siga tu senda en carne viva,

en tu insoldable secreto.

Mi sombra el amuleto,

de tu preciada sombra,

al borde de tu cuerpo.

 

En la afanada brisa,

sentir el peso del halo eterno,

translúcido tesoro,

en efluvios envuelto.

Aire que sigue,

como la llama al fuego,

el perfume sutil de tu esqueleto.

 

Amando el sueño,

forjado entre madejas de consuelo,

abre el cofre de amor insatisfecho,

amor sin verso,

con la delgada rima,

al dolor sacudiendo.

Dardo sin cuerpo en la espesura,

penetrando hasta el hueso.

 

Eco de vidas,

sus vidas repitiendo,

en infinitas copias sin sustancia,

como vanos cerebros.

Un amor que se olvida,

otro se arrima entre los velos.

 

Oh, nívea Luna,

desgranando locuras,

has colmado de besos la aventura,

vergel de plumas,

alfombra de recuerdos.

Oh, bella Luna,

colgada en el deseo.

A.L.

https://www.poemas-del-alma.com/blog/usuario-188210

https://alupego.blogspot.com/



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.