pachecorlando

Infieles

Señora, cual la casada infiel

Del inmortal Federico

Olvidándose de su marido

Y sin sentir pena por él

Usted se entretuvo en mi lecho

 

Fue una noche cualquiera

Y sin más motivos

Que un simple halago

Quizás producto de su coquetería

Quizás producto de un par de tragos

En fin se juntaron las ganas

Con la falta de compromiso

Entregamos a la pasión

Cual animales en celo

Sin pensar en el amigo

Sin pensar en que aquello era obsceno

Me embriague con sus besos

Con la desnudez de su cuerpo

Con su verbo lleno de lujuria

Me consumió su fuego

No voy a contar más detalles

No por comedido...

Ni mucho menos por entendimiento

Es solo que la prudencia

Pide a gritos que me calle

Y no es que ahora importe la decencia

Pues al placer de lo prohibido

Importa poco si miento

Llena de caricias sucias y besos

La devolví a su nido

En el aire se respiraba

Traición por lo obsceno

De lo que habíamos hecho

 

Nos portamos como lo que somos

Un par de irresponsables

Locos,  sin  sentimientos

Jure guardar el secreto

Usted volver a compartir mi lecho

Y no quise enamorarme

Pues a pesar de tanto embeleso

Y que solo de pensarla

Turba mis sentidos

Esa innombrable señora

Es la mujer... de un amigo mío.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.