Amaneceres Abruptos

Dar caza a la palabra



---- dale al play y escúchalo -----

Dar caza a la palabra,
abatir a tiros el verbo que alza el vuelo.
El verso cae al suelo,
se oculta el sustantivo
acechado por una jauría de adjetivos.
Se aproximan las voces y se alejan,
se desmadejan las palabras, 
se liberan y escapan de las manos,
de nuevo se ocultan en sus madrigueras
y en diccionarios blindados
se atrincheran
glosarios de palabras insurrectas
que huyen del poema, desertoras.
Se filtran en la tierra,
emanan, 
fluyen,
se evaporan,
se condensan,
para precipitarse de nuevo 
como gotas de lluvia
y al fin rendir tributo al verso fugitivo.

© Amaneceres Abruptos

Miguel Herrero Villavieja



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.