Ludvaldo

SONETO A UNA ESTRECHA

Te asedio, culmen púber de las bellas,

con toda una panoplia de añagazas,

mas tú con mil desdenes me rechazas

y mis colmillos de vampiro mellas.  

 

Beldad que entre las náyades descuellas

y tienes de diablesa ciertas trazas,

¿por qué de tu presencia me desplazas?,

¿por qué me mortificas y desuellas?  

 

Atiende a mis razones un momento:

yo puedo atiborrarte de contento,

¿no sabes que hay mujeres que más gimen  

 

de goce entre mis brazos que Sofía

gozando con Juan Carlos en su día?

¡Pues déjame, pardiez, rasgarte el himen!  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios2

  • Rous B

    cautivante!!! Gracias por compartir tus pensamientos.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias y un saludo.

    • Patunga

      sarcástico y bello,,,, sentir que me duermes el cuello,
      sentir que me matas despacio, sentir que lo haces tan bello...
      felicidades muy lindo....

      • Ludvaldo

        Muchas gracias, Laura, y un saludo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.