ARTIN ZÁLEZ

REENCUENTRO

Estarás conmigo en el paraíso, dijo Jesús y lo cumplió.
Y lo volverá a cumplir,
cuando el velo de odio y dolor que hoy empaña estos prados
se esfume
y el amor vuelva a llenarlos de dicha.
Aquí sentado pasaría el resto de mi vida esperándote,
pero no, solo un poco más y marcharé,
quiero recorrer ese estrecho camino que nos separa,
con la mirada en alto como a ti te gustaba,
aferrado a esa fe que sembraste en mí.
Me voy, pero volveré a tenderte una mano al despertar,
la misma mano que tenías apretada cuando me dijiste adiós
en esta hermosa tierra
que tanto amabas y que te dio la espalda.
Volveré, claro que volveré
y nos iremos a casa,
de donde nunca debimos partir.
Si Dios quiere.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.