eros poe

labios ajenos


tu dulce boca incandescente
cuyos labios escarlata,
son el delirio de mi mente
que por no tenerte me mata


Mis labios quieren besar los tuyos
y dejarte sabor a miel,
pero esquivas a los míos
convirtiendolos en hiel.


Labios ajenos
dulce veneno
anhelo y deseo
vienen a la par
de besarlos siempre
clandestinamente
donde la corriente
nos lleve al mar.


Mis labios te buscan,
te embriago con el nectar de mis besos,
no apartes esta dulce tentacion,
dejame darte de esta fuente de mi amor.


Los siento despacio mojando mis labios,
me entrego a su fuerza y a esta explosión,
recorro sedienta cual hombre en desierto
y de pronto descubro que fue una ilusión.
Tus labios ajenos, pasión desbordada,
mis noches de sueños prohibidos de amor.


Esos labios que alguna vez senti besar los
mios ahora son ajenos como tu corazon
ese que tantas veces me hizo llorar de
amor, esos labios lindos son ajenos
y es lo peor ya que son lo mejor.


labios ajenos que ya no me pertenecen
porque encontraron otro dueño
pasion furtiva que me hacian experimentar
y que lograban elevarme al cielo
cuanta agonia experimento hoy
porque ya no son mas mios
y porque se que ahora son agenos
ya que es otro el que disfruta beber de ellos
el elixir de la pasion y el nectar del amor
cuanto asio el poder disfrutarlos de nuevo
pero eso no puedo hacerlo mas
y solo me queda el recuerdo que esos labios ajenos
alguna vez fueron mios


Y... No es tu culpa no amarme,
o no querer fingirlo
para darme sosiego;
hace tiempo el sosiego se ha negado a visitarme,
y tus labios se han negado a aceptarme...


Y ahora ya no los tengo
labios ajenos de mis besos estan llenos
los recuerdo en mi mente y los muerdo
con suave sabor a cielo
labios ajenos que tan mios los siento
aun recuerdo tus besos
pues mis labios de los tuyos estan llenos
hoy que no los tengo
en mis sueños te pienso


Un beso de amor es la caricia esquiba
que no deja amarguras ni resabios
es el nectar embriaganta que se liba
en el biblico caliz de los labios


Sí, por un beso de tus labios,
!daría, no sé qué cosa!
cada noche hurgo en el recuerdo
y me duermo sintiendo tus besos;
besos que robé al destino,
!besos de labios ajenos!


Lejanos y ajenos de mí vivirán tus labios,
mordiendo en secreto sin fin los míos,
porque aunque lejos estén de mi y aunque te niegues a aceptarlo;
cualquier nombre diferente al mío te será difícil pronunciarlo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.