donrevis

MI MANDRÁGORA

MI  MANDRÁGORA

Yo te miro y mandrágora te siento,

como un imán que fija mi mirada,

ansiando respirar tu mismo aliento

 

cual si fuera postrera bocanada.

Tu amor es el  veneno que me mata

y es a la vez, la mágica pomada

 

que mitiga el dolor, que desbarata

el efecto maligno de tu ausencia

y la convierte en esperanza grata.

 

Es droga que adicciona a tu presencia,

que destroza y a veces, me sublima,

viacrucis de gozo y abstinencia

 

que me ahoga o me sube hasta alta cima.

Fuera dicha que en las finales horas,

momento en que la vida se termina,

 

me hallara entre tus manos protectoras,

enredados tú y yo en sutil abrazo

prodigándonos caricias mimadoras,

 

posara mi cabeza en tu regazo

y fingiendo dormir por un momento

sintiera, de la muerte, el cruel  hachazo

 

sin proferir gemido ni lamento,

renaciendo del Cielo de tus brazos

a besarte por siempre ….. siendo viento.

 

Jose Cruz Sainz Alvarez

Comentarios2

  • Ellie Woonlon

    Hermoso. Se percibe el cariño que enardece a quien habla, y también cómo arde de dolor por el mismo amor que lo mueve. Me gustó mucho, veo afecto y dolor por sentir ese mismo. Y a veces nos pasa.

  • donrevis

    Muchas gracias por tu visita y tú amable comentario.
    Un saludo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.