Joel Torres

MUERTE SIN CENSURA

Esta noche he sufrido el más crudo de los gestos,

sin pensarlo dos veces me has herido tanto

que hasta la vida me da miedo.

 

Has limpiado con mi piel tus suciedades,

has causado otra vez mi crucifixión,

mi pena ha vuelto, mi alma ha muerto.

 

Se burla de mí, la sombra de aquel inolvidable;

he sentido una cuita tan inmensa

que hasta el morir  seria alivio.

 

¿Que estrella no bajé para obsequiarte?,

¿acaso quieres a los ángeles postrados

y que hasta el demonio sufra con tu risa?

 

Acudí al sometimiento de tus besos

y el aire envenenó mis pensamientos,

para vengarse de mis deseos.

 

Recordé aquella madrugada serena,

el ósculo que te robé entre sueños,

los días en los que sentí tu espasmo.

 

Recordé el ayer, los segundos de ahora

el día atroz de tu desprecio,

mis sueños de profecía y tu locura.

 

¿Estás bailando el vals acompasado?,

que ironía, creo que las sombras

no se brindan a hacerme compañía.

 

Duele a cientos la soledad, demasiado,

suplicio exorbitante del alma,

solo se esparcen mis lágrimas secas.

 

Me repudia este instante desgraciado,

supuran tus asquerosos días,

hieden mis heridas.

 

Es que me canso de vivir,

me canso de mendigar migajas,

de esperar la última aurora para verte a ciegas.

 

Has nublado hasta mi última frontera

y a estas horas mientras ríes,

yo me estoy muriendo.

 

© El Yarawix

Comentarios2

  • Yo soy Araceli

    Hola, gracias me animé a escribir aquí, besos cuidate

  • Joel Torres

    Me alegra el poder leerte Chocolatito. Saludos.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.