apepinosa

Purgatorio, tu cuerpo

 

En un lado del cielo

se ancló tu libertad,

en un exilio del infierno

se refugió mi soledad,

en el purgatorio

se ahogan nuestras lágrimas

y en la tierra arden

nuestros anhelos,

hoy cambio mi infierno

por tu cielo

para que devoré el purgatorio

y nos dejen libres,

desnudos en nuestra tierra…

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.