Ganso del Invierno

El baúl de la melancolía

Románticos del mundo,

sobra que os diga lo letal

de las efímeras vivencias

que inevitablemente hemos de volcar

en el baúl de la melancolía.

No obstante, siempre logramos intuir la llama

de la esperanza incandescente

en otra mirada regalada,

en otra pieza que volvemos a escuchar,

en otro de nuestros recuerdos encendidos,

alimentos del alma sombría, expectante.

Es complejo este sentir de la brevedad,

del instante fugaz y perdido para siempre

junto a la extraña sensación

de haber gastado el tiempo y la energía

tras pequeñas migajas a extinguir

dadas por ella,

expandidas por mí.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.