Francisco VV

Paseando con extraños

 

Miro alrededor
¿qué disuade mi atención?
Mas olvidé el momento
donde él me quitó el sueño.

Sus palabras, dulces gratis
cual niño me alimentó.
Sus besos, miel en pillaje
dulce enjambrazón.

Tal larva astral
me incitaba a la acción.
Me hice a la mar
más allá de la imaginación.

La tristeza nos unía
la felicidad nuestra razón
mi mundo era su mundo
alegría, placer, éxtasis.

Bailábamos por horas
nuestros cuerpos dibujaban
como Diablo en la discoteca
a la 03:1/4 e' la madrugada.

Cuando encontré reposo
para yacer mis pies
ahí estaba él
paseando con extraños.

Dulces moscas
en tarta travesaña
bella tarta
en barra o pie de cabra.

Me gusta, no me disgusta
me atrae, no me distrae.
Han pasado cinco días.
Después... cuarenta días más.

No hay tiempo ni espacio
un eclipse se formó.
Primavera y verano
una nueva estación.

Ahora soy otra víctima
de esa revolución llamada amor
que sin congoja ni sosiego
atravesó mi alma y corazón.

La tristeza nos unía
la felicidad nuestra razón
mi mundo era su mundo
¿Para qué lo engañé, para qué?

¡Qué bien la pasábamos!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.