Igor P. de S.

"LO SAGRADO" COMO CONCEPTO

Entre las "grandes nociones" más comunes en las diferentes culturas, encontramos (entre otras muchas) los conceptos de "la vida", "la muerte", "el amor", "la libertad", "la justicia", "la felicidad", "Dios", "la religión"... Y otro de esos "grandes conceptos" (culturalmente muy arraigado en la mente humana) es la noción de lo que solemos considerar como "SAGRADO". Me parece pues importante preguntarnos: ¿A qué llamamos "SAGRADO", y qué representa para nosotros ese concepto al que solemos hacer referencia en algunas circunstancias especiales de nuestra propia vida cotidiana? ***** Por ejemplo, solemos, afirmar sin más matices: "PARA MÍ, (esto o aquello) ES SAGRADO". *****¿Qué hace pues que una persona, una promesa, un objeto, un templo o un hecho determinados puedan representar para nosotros algo "SAGRADO" (ya sea individual o socialmente hablando)? ***** SAGRADO /SACRO, viene del Latín "SACRUM" (decimos "arte sacro" o "música sacra", por ejemplo), y es un adjetivo que se suele emplear para calificar aquello que -por estar vinculado a la divinidad o a características consideradas como intocables o incuestionables- es OBJETO DE VENERACIÓN y de un respeto especial; algo que “NO PUEDE SER CUESTIONADO ni OFENDIDO ni ULTRAJADO”: Por ejemplo, la sagrada e "intocable" memoria de nuestros seres queridos; o cualquier persona, cosa o situación merecedoras de respeto, de devoción y admiración sin matiz alguno. De esa vivencia personal y cultural de carácter "SAGRADO", surgen estos dos otros conceptos que le son opuestos: la "PROFANACIÓN" y el "SACRILEGIO". ***** Independientemente de cualquier consideración explícitamente religiosa o moral, se suele decir también que ciertas acciones son "un sacrilegio" cuando resultan contrarias a lo que culttivamos personalmente como algo que tiene raíces profundas en nosotros , a lo que solemos tener una estima especialmente elevada y (por eso mismo) la consideramos "sagrada". En el contexto de estas consideraciones, me parece ilustrativo resaltar -como contraste- la noción de PROFANAR : *Tratar sin el debido respeto algo que se considera sagrado o digno de ser respetado o venerado (la dignidad, la estima, y la respetabilidad de una persona o de una cosa), especialmente la honra y el buen nombre de una persona difunta o de una noble causa ("profanar su memoria "). ***Algunos sinónimos de esa profanación los encarnan estas otras expresiones semánticamente ricas: *deshonrar, *violar o *dañar la dignidad (o cualidad de merecer el respeto debido) de alguien o de algo. ***Para las diferentes religiones, "Profanar" es considerado el hecho de traspasar el umbral que CONVIERTE ó PERVIERTE LO SAGRADO en "algo de uso cotidiano o común, y, más aún, sin el respeto debido". *Originariamente, se califica como SAGRADO, SACRO o DIVINO todo aquello relacionado con una "FUERZA SOBRENATURAL", o que resulta digno de admiración y de una devoción especial. De ahí el gran valor semántico que el lenguaje común atribuye a ese concepto. *COMO CONCLUSIÓN de estas reflexiones, se me ocurre pensar que no sería nada banal que -a nivel estrictamente personal- tomáramos conciencia de lo que cada uno de nosotros consideramos como "absolutamente SAGRADO", porque quizás así llegaríamos a conocernos mejor, e incluso a sorprendemos a nosotros mismos. PERO ADEMÁS, estoy seguro de que esa reflexión personal nos llevaría a cambiar nuestra actitud y nuestro comportamiento frente a ciertas "cosas o causas SAGRADAS", sin que ellas tengan que "pertenecer (como suele decirse) a ninguna religión en particular". ***Os envío un fuerte abrazo a través de las verde-azules aguas del Océano que, nos unen y al mismo tiempo nos separan entre América y Europa. IGOR.

Comentarios2

  • Maria Auxiliadora

    Nos han enseñado con cierta fascinación a buscar lo sagrado fuera de nosotros y “fuera de toda consideración explícitamente religiosa o moral” (En tus palabras) Sin la consciencia de que nuestro cuerpo y nuestro interior, lo son, no nos vemos con honestidad y profundidad casi nunca, y esa poca “educación emocional” (podría decirse) nos lleva a que en el intento muchas veces caigamos en las muchas formas de egolatría y narcisismo. Pero hay que hacer el intento de desaprender y empezar a construirnos.
    Gracias por la reflexión a lo sagrado y por tu honestidad.
    P.d: Volví y veo que cada vez son pocos los que van quedando de aquella época.
    Un abrazo.

  • isabel.

    En mi caso particular, lo sagrado no existe, ya que en mi enseñanza desde niña, y mi época, no buscaban ,ni practicaban, religión.
    Mas esta implícita en mi mente de escucharla... interesante tu letras igor..como siempre..saludos...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.