Francisco VV

Superstición

Hagamos un break,

el tiempo es fatuo

y se te eriza la piel.

Lo sé. El ídolo es cierto

cuando crees en él.

 

Como Jericó caída

los países son sectas,

su arte escatología

y su tecnología diezmo.

 

La intuición, caudilla del instinto,

es la Samaria de la razón,

el triunfo contra la superstición.

 

Ha pasado el tiempo,

Israel sigue igual:

Babilonia cual sueño lejos

de esta ilusoria realidad.

Lo sé. Abre los ojos. Lo sé.

 

Obra sin fe,

libertad que esclaviza,

superstición: voz

que hiede esta poesía.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.