migreriana

Mi sed te busca

Mi sed arrebata el oasis de tu vida,

apenas puedo dejar de sentir tu roce

y  me pierdo en el fuego y me abrazo

a esa pausa, en la que eras brisa y tempestad,

noche y raudo sol y en ese atisbo por la vida,

te llevo en mi piel, implorando el despertar

de esa secuencia de manos que no habia dejado  luna

para un después,  te deseo desde el discurso hasta

donde pueda imaginar tu fantasía más impaciente.

 

Mi sed deshace los tiempos de espera y se encolera

en un mundo paralelo, presintiendo tu llegada,

así como el alba sabe que se va a encender con el día,

así estoy yo a la deriva de tu próxima entrega,

como si te leyera el día y cruzaran mil estrellas

por la selva enmarañada de tus pasiones,

Mi sed sabe que soy tu gitana, tu princesa en posesión,

y tus locas ganas de atravesar mi cuerpo mojada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.