Miguel Ángel Cisneros

Mucho cuidado

Cuidado jovencito…

Cuando la razón te empiece a sacar de contrabando imágenes

que se desentiendan de tu propia motricidad y cordura.

 

Estarás perdido…

Cuando esos insectos de colores te palmeen las entrañas

y la piel de la soledad se sienta rasposa al roce de tu lengua.

 

Cuando memorias subversivas secuestren tu cerebro

y no tengas moneda de cambio para su rescate.

 

Corre, huye de ahí…

Aunque los caminos culebreros te nublen los pasos

y tengas que mascar el jugo agrio de tus propias arterias

para quitarte sabores dulces que rápidamente se desvanecen.

 

…Corre bien rápido, porque te estás enamorando...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.