Eudoro Ortiz Gomezcoello

Una tarde de tormenta...



Esta tarde…

como otras…

como tantas,

de bostezos y perezas.

Esta tarde recargada de nostalgia,

decaída y macilenta,

acongojada en el paisaje…

que amenaza con tormenta,

se nubló tempranamente…

al compás de su aguacero …

que se escurre lentamente.

El ambiente se tiño de un negro manto…

y no es la noche,

son las nubes que apagaron los contentos,

se inundaron los rincones de recuerdos.

Ya las risas se marcharon…

solo quedan los lamentos.

Las miradas derramadas en tu adiós,

y mis ojos apagados…

resignados …

sin aliento.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.