Ludvaldo

SONETO A UNA EMPERATRIZ

Gulosa emperatriz de las fulanas

que domas en pelotas a macacos

atléticos, bulímicos y flacos

que en tu entrepierna insertos echan canas,  

 

te ensartas a sesenta en dos semanas

pues llenas de cuadrúpedos tus sacos

cazándolos con guiños y arrumacos,

buen cebo para tunos tarambanas.  

 

El cerco de tus víctimas estrechas

y muerden fieramente de tu anzuelo

la carne de jamona al fin y a pelo,  

 

y el cutis de tu faz de furcia enlechas

a pares ordeñando a los tenorios

de pago que frecuentan tus jolgorios.  

 

Osvaldo de Luis

Comentarios1

  • Marcos Reyes Fuentes

    La emperatriz del lupanar dl la esquina, tambiƩn se me hace parecida. Saludos.

    • Ludvaldo

      Muchas gracias por el comentario. Un saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.