Juan Gabriel Zárate Villalba

La tengo conmigo, sin tenerla.

La tengo conmigo, sin tenerla.

Viéndote en tu sonrisa tan hermosa
caí en sus redes sin paracaídas
y disfruté su estrépito castigo
y ha nublado el malévolo dolor.

Nunca más la tristeza fue frondosa
ni la desesperanza estrepitosa
pues todo tengo, con frondoso amor.

Y ya no hay agonías consumidas
por esta alma de amor entretejidas,
ya no soy crédulo de algún temor.

Vivo en un árbol en el paraíso
donde la fruta no es mi cobertizo.

El alba ciertamente está conmigo,
y el viento trae con fecundo rizo
su aroma; y yo mi anhelo no mitigo.

Comentarios1

  • Marcos Reyes Fuentes

    son los extraños caminos que recorre el corazón. vivir muriendo y persguiendo sin razón lo que le enciende lo que le da pasión.
    saludos cordiales.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.