tadeus

cunas

Fue el desamparo ante todo lo vivo
Que Allah nació como grito
Y como fuente emergente de la nada
Por eso ser creador
Y no principio con cualidades
Ni omnisciente, ni omnipresente
Allah fue grito en lo desolado
Espacio en donde reina el silencio
Y fecundo lugar a ocultas voces
Morada de penitentes
Dispuestos a vivir el reverdecer
En este mundo que niega el misterio
Ese que habita al vasto desierto
Con el morar soles y dunas
Junto al diario meditar
Desierto, magno espacio de semitas y profetas
Combatientes de la tiranía de Occidente
De romanos, empresas, negocios y ganancias
Y que no calla el dolor palestino
Allah no es Dios sino inasible condición
Que el encanto guarda y nos resguarda
Y cuna del linaje musulmán
La sagrada casa del Islán
A la que llamamos Kaaba
Y según el lugar, demonizada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.