Ben-.

Dorados estambres-.

Doras los estambres

pistilos derrumbados

bajo columnas dóricas.

En las inmensidades

llanuras que incitan

o sombras que acumulan.

Venas y arterias que se parten

al contacto de una uña, y el agua,

tan líquida, que fluye sostenida

por los labios áureos.

Campos de sol y vestigios,

cánticos campesinos en lontananza, y

ese murmullo del alfabeto griego

destrozado.

Doráis los labios, alfabetizáis

el ansía, dorada y redonda

como una jícara incesante.

En una murmuración suburbana,

la alegría se disipa, evade su sombra.

Permanecen en pie, las columnas acuáticas-.

 

©



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.